jueves, 17 de enero de 2013

Arriesgarse a amar

Se sienta uno a transitar por el corazón un rato y se entera que sin el amor no existiría nada, empezando por el amor que Dios nos tiene al darnos la vida y al permitirnos vivirla, sino fuera así, si no nos amara no existiríamos y no tendríamos bendiciones cada día, tan solo seríamos pasajeros de un cuerpo si rumbo y sin sentido, pero Dios en su infinito amor nos da la vida y nos acompaña cada día que respiramos.

El amor se ha convertido en algo para muchos inalcanzable, no porque no lo tengan, sino porque lo esconden por temor a que los lastimen o como si se les fuera a gastar y ahí está el mayor problema, en la falta de deseo de arriesgar.

Me pregunto: ¿Cuántas veces se puede romper un corazón? Creo que la pregunta más bien debería ser ¿Cuántas veces estás dispuesto(a) a que te rompan el corazón antes de encontrar a la persona correcta? Y eso que a veces esa persona puede ser la correcta un tiempo y luego no, es como una suerte o una lotería. De verdad es una bendición cuando encuentras alguien a quien puedes amar, pero si desde que inicias piensas en que no te va a amar siempre pues entonces así será y se falla, se debe evitar a toda costa el miedo.

Creo que el amor es algo maravilloso y que compartirlo es la oportunidad más hermosa que Dios haya creado en su máxima expresión de ser seres maravillosos puestos por Él acá en este mundo.

No se puede obligar a nadie a que te ame y mucho menos a que quiera amarte si pasa una situación forzada, simplemente se da libremente y en el momento que se desea, si el corazón de la persona está lastimado, temeroso o inseguro, habrá que darle el espacio para que sane, y sana adivinen con que: con amor.

Es muy doloroso amar y no recibir correspondencia, “da sin esperar nada a cambio” cuesta mucho, porque , vamos, somos seres sensibles y necesitamos amor de vuelta, es el sustento del corazón y de la armonía y la paz. No puedo forzar a que alguien me ame, pero hay que ser sincero cuando digo “te amo” sino mejor no decirlo, no existe compromiso más grande que ese y si lo dices y luego lo desdices con acciones se convierte en el dolor más grande y cruel.

Así que yo espero poder amar y recibir amor, lo único que hay que tener es fe y esperanza y dejar en manos de Dios todo para que si conviene el amor llegue libremente y se quede, que fluya desde el corazón que te ama hasta el tuyo y de vuelta para que se convierta en un lazo de protección, de resguardo, de solidaridad y de evolución del alma.

Cuando digo claramente: te amo es porque es real y si, es hermoso escuchar el “te amo” sincero y tierno de vuelta hasta tus oídos, es música suave para tu corazón y sana cualquier herida pasada, por eso lo importante es amar y dejarse amar. No cierren las puertas a las oportunidades de amar.
Voy a seguir dándome la oportunidad de amar, yo solo le pido a Dios que quien me lo diga lo haga sinceramente y sea real porque es muy importante para mí que sea así, porque así lo necesita el corazón, porque así lo requiere el alma: transparente y sincero.

Luis Barboza

3 comentarios:

  1. El amor sin verdad no es amor.
    Certero post.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Jorge, el amor debe ser con verdad.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar