sábado, 9 de enero de 2016

Me preguntaron si era feliz y dije que no

Me preguntaron si era feliz? Respondí que no, pensando que hay muchas cosas que cambiaría y que no puedo. Luego me detuve a analizar mi respuesta y decidí cambiarla por: soy parcialmente feliz, esto porque a pesar de las dificultades y de las cosas que no puedo arreglar si tengo muchas otras que puedo disfrutar.

Quizás lo difícil para mí y supongo que para muchos es poder organizar y medir los pequeños momentos de alegría y felicidad que vivimos a diario y compensar con estos los momentos de dificultad o de soledad o de diferencia dónde quieres hacer algo y no puedes. Me parece que ese es el gran reto a descubrir y administrar en la vida para ver la felicidad de manera que no se pretenda un constante invariable sino más bien un inconstante variable que sea balanceado entre la dificultad y la felicidad de cada momento hermoso que vivimos, incluso de los dolorosos que sean solo aprendizaje o de los de soledad que sean para valorar lo que aún si tenemos.

Tenemos muchos hermosos pequeños instantes de felicidad como lo son: el abrazo inesperado, el beso de cualquier tipo, el cariño espontáneo, la sonrisa tierna, la mirada inocente, que pueden venir de tu pareja, tus hijos, tus padres o cualquier familiar, un amigo o incluso el lamido de tu mascota, todos y cada uno cuentan pero a veces los dejamos pasar sin valorarlos y ver que son esos momentos los que hay que atesorar.

Lo que había ayer y ya no está hoy no se puede cambiar, duele pero debe ser un dolor de un instante que no supere ni tenga mayor peso que el instante de alegría, me acordé cuando Soledad abraza a Bimbon en Intensa-mente y lo ayuda a llorar, a veces solo ocupamos un momento de desahogo para seguir adelante.

Por eso cambie mi "no" por un "parcialmente si" para ponerlo en positivo e intentar seguir luchando por lo que quiero hasta lograrlo si es la voluntad de Dios, como dije una vez: hay que seguir soñando, que con los buenos sueños se construyen buenos mañanas.

Y vos ¿sos parcialmente feliz? Si piensas que no entonces es momento de que analices que has perdido, que has ganado y porque puedes luchar, abrir la puerta y salir adelante!

Un abrazo,
Luis.


jueves, 29 de octubre de 2015

Enseñanzas

I
Mi historia me ha enseñado que no puedo ver todo solo en blanco y negro, que hay muchos colores y que además los colores tienen múltiples tonalidades, que en cada una de ellas puede haber algo único y especial, que si lo apreció puede cambiarlo todo.

II
El camino me ha enseñado que hay piedras de todos los tamaños, y que cuando creemos haber visto y saltado la más grande, nos damos cuenta que otros ¡han tenido que saltar montañas!

III
La vida me ha enseñado que no puedo cerrar un ojo para tratar de verlo todo mejor , que más bien ocupo abrir los dos ojos para ver cada detalle que me rodea y aunque parezca una locura en ocasiones tendré que cerrarlos ambos para ver solamente con el alma.

IV
Mis decisiones me han mostrado que si me apresuro caigo y pierdo el rumbo, que si hago pausas las cosas tienen más sentido, que si respiro y observo tengo un mejor panorama, que la paciencia tiene sabor a limón pero sus resultados saben a canela.

V

Las críticas que he hecho me han enseñado que si señalo alguien cuatro dedos más apuntan hacia mí, que si juzgo lo que es diferente tan solo porque no lo comprendo o me han dicho por ahí que no es correcto…. solo son pensamientos distintos y que el respeto debe prevalecer a las diferencias no importa si las entiendo o no, el éxito en la convivencia es respetar al prójimo y tratarlo como quiero que me traten a mi.

Luis Barboza

miércoles, 15 de abril de 2015

El verdadero oro

Durante siglos muchos han pensado que lo más valioso era el oro, luego pensaron que era el dinero, luego pensaron que el poder, tantos errores en tan pocos siglos. A través de todo ese tiempo las personas se han equivocado una y otra vez, pues lo más importante en la existencia es el amor y lo más valioso de todo es el TIEMPO. Sin duda alguna, quien descubre eso entiende el valor que tiene cada minuto que puede disfrutar la existencia que Dios le ha dado.

Es una verdadera lástima el tiempo que las personas desperdiciamos en cosas sin sentido, preocupándonos por acumular riquezas y por “disfrutar” la vida con nuestras posesiones, no entendiendo que es lo que estamos pensando. Cómo preferimos algunas personas dejar a un lado lo que decimos que amamos a cambio de nuestra satisfacción personal falsa que luego solo deja espacios vacíos en el corazón y decimos “no nos explicamos a que se debe”.

El tiempo, por mínima fracción que represente, es el tesoro más valioso del universo. En la Tierra durante nuestra corta existencia corporal es realmente limitado; de hecho muchísimo, tanto que tan solo tenemos menos de 100 años para desarrollar toda una vida y si esa vida la mal gastas en egoísmo, materialismo, vanidad, falta de caridad y falta de compartir amor  ¿Cómo te aseguras un buen tiempo inagotable en tu futura vida espiritual?

Valioso es el tiempo compartido con los que amamos, y lo más doloroso a más no haber son las oportunidades que dejamos ir por caprichos de nuestro ego, los momentos en que en lugar de pensar y analizar nos dejamos llevar por los impulsos en los que tomamos decisiones que nos alejan de lo que amamos, sea temporal o permanentemente.

Las oportunidades que tienes hoy probablemente mañana a futuro cuando las busques ya no estarán y entonces el lamento llegará a todo tu ser y lo único que habrá será soledad en tu corazón por desperdiciar tantos buenos momentos que pudiste disfrutar con quien amabas en aquel ayer que hoy ya no existirá.

Y vos ¿aun estas buscando oro?



Luis Barboza.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Reencuentros

¿Cómo le explicaría un hombre a un niño muy pequeño que va a estar bien? cuando crecía entre enormes y oscuros bosques, que en aquel cuarto de niños juguetones donde solo recibía esquinas solitarias para crecer o cobijarse entre burlas y molestias, siendo su llanto inocente solo esperaba el momento de salir para regresar a su cuarto donde habría de estar siempre seguro…

¿Cómo le explicas a un adolescente que tropieza con cuanta piedrita se agiganta ante sus pies entre cantos corales de burla y sonidos de torpeza que son canciones obsoletas de personas sin alma? ¿Cómo decirle que no es torpe, que sus ojos deberían ver al cielo y no los caminos de cemento, tierra y césped? ¿Cómo hacerlo, si el tiempo fue y ya no está?

Pues no parecería sencillo, la receta incluiría unas horas escondido en la soledad del silencio y así llevar el alma hasta que pareciera poder retroceder en el tiempo, al menos para ir a buscar ese niño y decirle: “tranquilo, sabes, ellos no saben quién eres ni lo que llevas dentro, todo va a estar bien”. Registrar luego aquellos pasillos llenos de camisas celestes para encontrarlo nuevamente mirando hormigas y decirle: “sabes, ellos no comprenden lo que llevas dentro, ellos no tienen corazón y tienen miedo porque saben lo que puedes llegar a ser”.

Le tomó al camino 26 años para un reencontró de oro, en que este amigo le dijo al hombre: “sabes, yo si veía lo que llevaba por dentro aquel muchacho, y era hermoso…”, el hombre suspiró en la silla de la conversación rodeado del jardín y la noche fresca, el amigo prosiguió “debes encontrarlo y aclarar todo ese asunto…y hacer las paces con él”, eran doradas y sabias palabras de un alma buena que había crecido grandemente con el tiempo.

Rodeado de un poquito de silencio, el espíritu aventurero del hombre regresó la mirada un poco atrás para ver los caminos, las rutas, las metas, y encontró que recientemente tras sacrificios y esfuerzos había bajado del escenario con dos papeles en sus manos que le ratificaban que aquellos niños y adolescentes estaban tan equivocados, por lo que acrecentó el silencio y buscó más hacia atrás, retrocediendo más y más, hasta que logró dar con aquel pequeño, lo miró, y encontró que en verdad era hermoso y tierno, en verdad lo era, no había nada malo en el, sus ojos brillaban por las lágrimas que había derramado, pero logro observar que si no hubiera atravesado eso no sería tan fuerte como lograría serlo, lo abrazó y le dijo “nada está mal en ti, todo va a estar bien, pero toma tiempo, ten paciencia”. Siguió el recorrido un poco más hacía adelante del reloj y encontró aquel muchacho de camisa celeste, escondido tras aquellos vidrios oscurecidos, lo miró y le sonrió, el muchacho se asustó pero él le dijo “No temas, ellos son personas sin corazón que no entienden tu alma, no estás mal, los esfuerzos que haces, todas esas veces que estudias hasta tarde en tu cuarto en lugar de salir a jugar serán premiados, pero ten paciencia”, sus ojos también brillaban pero con cautela, entonces lo abrazó y le dijo: “los cambios toman tiempo, todo cambiará pronto, no mires tu tiempo, mira el tiempo de Dios.” Cauteloso sonrió y se le permitió ver unos 7 años en su futuro como en un parpadeo de luz y vio que en verdad no era el extraño personaje que señalaban, solo era como la oruga en su capullo está a la espera del momento adecuado, viendo esto respiro tranquilamente y se abrazaron mutuamente. Entonces el hombre parpadeó y regresó a su tiempo, lloró un poco, pero a la vez encontró una alegría enorme en su corazón, pues se dio cuenta que su amigo le había dicho la verdad, ahora estaba listo para empezar de nuevo, su miedo de no pasar cuarenta solo era un presagio de cambio. El hombre pensó: ahora, una vez más vendrán muchos cambios, lo sabía en sus adentros, pero una vez más será cosa de asimilarlos y adaptarlos, porque no hay tiempo que perder, hay verdades encontradas y muchas por encontrar, ya no deberán permitirse grandes temores, solo miedos pequeños a las sombras que se esfumarán con bonito pensamiento de luz.

Entonces el niño, el muchacho y el hombre se dieron cuenta que había pasado ya mucho tiempo y que aunque muchas cosas no tenían explicación o sentido entendible para ellos, una vez más todo iba a estar bien, así que se abrazaron, agradecieron y comenzaron juntos una nueva aventura: la de vivir su presente intentado hacerlo de la mejor forma: con amor.




Por Luis Barboza
A: DOA, quien desde siempre pudo ver más allá de lo que aquel hombre podía ver. Infinitas Gracias!

miércoles, 12 de junio de 2013

El valor correcto de cada cosa

Lo que vemos en la imagen adjunta es lo que la vida nos demuestra constantemente. Esto se da cuando vamos enfrentando cada día, y que los problemas más grandes solo te hacen más fuerte y te ayudan a superar otras situaciones adversas.

Es muy importante por lo tanto estar rodeado de personas valiosas, generosas y llenas de amor para que con cada "mala pasada" de algunos días no se eche a perder todo lo demás, pues el respaldo se siente cerca y te fortalece.

El jueves pasé un día de cumpleaños espectacular y maravilloso, el viernes no fue así, tuve que enfrentar algo que realmente me afectó y me dolió, tanto que cancelé una pequeña actividad de celebración de cumpleaños prevista para esa noche, para luego lejos de sentirme mejor, más bien sentírme peor, pues la verdad como me lo dijo alguien muy cercano "los amigos más bien me iban a apoyar y ha hacerme sentir bien". Luego ya tranquilo los llamé a cada uno y les expliqué lo que sucedió y todos me dieron su apoyo, uno incluso me puso esto que es lo valioso de ese suceso "tienes muchas personas contigo y tus hijos, y a todos los tienes bien". 

Es la verdad completa, tengo salud, tengo amor, ellos también y estoy rodeado de lo mejor de lo mejor, todo lo demás material es pasajero, va y viene. Recordé la frase de un amigo cercano que dijo algo así: "el dinero no existe, es solo un papel al que le hemos puesto un valor desproporcionado". El dinero llega cuando uno lo ocupa y se va cuando tiene que estar en otro lugar, solo que hay que creer que así funciona. El dinero siempre llega y llega bien, pero eso es lo que a la mayoría le cuesta entender y no acepta, pues es demasiado sencillo de explicar y algo tan sencillo no es creíble, y al ser incomprensible para la mayoría se vuelve imposible de aceptar. Pero yo lo tengo más que claro y más que comprobado porque hace un tiempo no demasiado lejano comprendí y acepté que así funcionaba el asunto, claro cada vez que lo dudaba se ratificaba más pues "eso" quería quedar bien claro conmigo, y así fui aceptando que es como existe y funciona y efectivamente así va.

La conclusión va en el sentido de comprender siempre que lo importante no es perder algo material sea como sea que lo pierdas, lo importante que es tu persona y las personas que amas no sufrieron nada malo en ese proceso y que todos están bien y que en poco tiempo cuando las cosas se acomoden todo vuelve a la normalidad, solo se requiere dos cosas:

1. Comprender que lo más valioso que tienes no es en absoluto lo material.
2. Comprender que lo material va y viene constantemente, y cuando se va es por que siempre en todas las circunstancias algo mejor viene para ti.

Así que como dicen pa'trás ni pa'l impulso,  ha seguir adelante.

Pasé uno de los mas lindos cumpleaños que he tenido, incluso ayer me llevaron a visitar a mis padres (aunque de chapa olvidé tomarme la foto) y además recibí muchos regalos, algunos materiales, pero sin duda alguna, los mejores regalos los recibí en especie, en amor y en cariño de los que pasaron conmigo y de los que me contactaron con llamadas, sms, internet, entre otros, eso es lo más valioso, y cuando comprendes eso es porque todo lo demás es relleno y por fin has aprendido el valor correcto de cada cosa.

Luis Barboza

Los amigos

Mi abuelita Lola (que de Dios goce) sabiamente decía "amigo el ratón del queso", y es que la filosofía más o menos iba en el sentido de que amigos realmente de verdad se cuentan con los dedos de una mano, que son los que están toda la vida, en cualquier momento y situación más difícil para ayudarte o para compartir contigo.

Si logras pasar a la 2da mano contando amigos tendrás realmente una bendición enorme y fuera de lo que la mayoría de personas logra en vida, pero posiblemente más de dos manos ya no sea real o pasan a ser amistades.

Le decía yo a mi hija que yo tengo una especie de diccionario de definición para esa palabra, y quería compartirla con ustedes, voy a comenzar de atrás para adelante: 

3. Conocidos: estos son algunos tipos de amistades con las que puedes interactuar por momentos, pero aunque pueden parecer que les puedes dar mucha confianza es mejor no abusar de eso, pues sus intereses en la vida tienen ya un peso y si te dejas involucrar facilmente puedes causarte daño por exceso de confianza. Algunos conocidos solo pasan por un rato y luego salen de tu vida, a diferencia de las amistades, una vez que un conocido se marcha en pro de su camino, tu vida continua adelante y pueden o no venir a tu memoria con gratos recuerdos. Es bonito también tener de estos amigos pues muchos dejan marca en ti, aunque algunos no sea una marca positiva, al menos una experiencia para madurar. 

2. Amistades: generalmente se cuentan ya con la segunda mano o más allá de eso y un poco más allá de eso es realmente una experiencia linda, son personas realmente especiales que pueden estar siempre o solo en alguna etapa de tu vida, por alguna razón la vida los pone en tu camino para que aprendas algo de ellos o para compartir algo con ellos, pero luego pueden seguir su camino por rumbos distintos, aun así, podrás verlos y reunirte en cualquier momento con ellos y disfrutar grandes momentos y muchos podrían convertirse de amistades a grandes amigos, cuando la distancia y el tiempo no importan realmente. Podemos tener muchas amistades y muchas de ellas podrán clasificarse según su vida pues ellos también tienen su proyecto y puede ser muy diferente al tuyo, aun así son personas maravillosas con las que podrás compartir mucho. Algunas amistades pasan un tiempo específico de tu vida contigo pero luego siguen su camino, pero los recordarás siempre con aprecio y posiblemente ellos también a tí.

1. Amigos: generalmente "te caben para contarlos con los dedos de una mano", si logras contar en la segunda mano tus amigos eres realmente afortunado y enormemente bendecido. Un amigo es la persona que generalmente va a estar en diferentes etapas, edades y momentos de tu vida, pero que siempre está ahí, y son inmunes al silencio, al paso del tiempo y a las grandes distancias. Son suceptibles a que los lastimes porque por la confianza que te dan, a veces te desquitas los enojos con ellos, pero en el fondo es porque sabes que son permeables a tus problemas y que solo con ellos te sientes libre para desahogarte, también se tragan todos tus historias de amor, dolor, frustraciones, problemas, deseos, éxitos y sueños. Son tan cargas que te llegan a conocer perfectamente y aun así te aceptan y permanecen a tu lado. Siempre que los necesitas estarán disponibles, los verdaderos amigos nunca te ofrecerán el cielo y la tierra, pero si necesitas una estrella irán a bajarla para ti.


Concluyo diciendo que no importa en cual de las listas estés tú que lees este mensaje, pues conté un poco y me pasé de mano, por lo que tengo una gran bendición, pero lo importante para mi es que existes y que formas parte de vida sea cual sea el plan de tu vida y lo que puedas compartir conmigo o lo que pueda yo compartir contigo, que existas y estés acá en lo virtual o en mi vida real es un privilegio y un verdadero honor para mi, eres una bendición enorme y una oportunidad de crecimiento espiritual en el amor que nos une a todos de la forma que para cada uno se dé, así que gracias por ser parte de mis amigos, que tengas muchas bendiciones.

Con aprecio,
Luis Barboza.

Sushi vs Mondogo y Bistec de Hígado

A mí me encanta comer sushi, millones de personas alrededor del mundo piensan igual que yo, aman el sushi, hay gran variedad de presentaciones, sabores, texturas y colores, es increíble toda la gama de presentaciones para todos los gustos, para mi es una verdadera delicatesen, algo que agradezco que exista y que verdaderamente disfruto, es más es tan bueno que puedo compartir con gente igual a mí y disfrutar maravillosos momentos en una mesa de sushi con todo lo exótico que puede ser, no solo el sabor, sino también el lugar, la decoración y el ambiente, ¡es fabuloso!.

Sin embargo, millones de personas también jamás comerían sushi, posiblemente pueden calificarme de loco e inadaptado o piensan que no es algo que se deba comer, es más se atreven a decir que es malo y asqueroso!. A pesar de eso, una de las cosas que me gusta de las personas que me rodean y son parte de mi familia o amigos es que respetan mi gusto por el sushi: I <3 p="" sushi="">

Por otro lado, creo que el mondongo y el bistec de hígado son realmente asquerosos, no los como y me da cosa, "ñañaras" como diría Capulina (qDg) y sin embargo, muchísima gente come mondongo y aman el bistec de hígado, es más lo consideran algo digno de la gastronomía y de mesa culinaria. Por tal motivo yo les respeto su gusto y los dejo que coman lo que cada quien saborea y disfruta más, sea lo que sea pues es su mundo y sus gustos y eso yo lo respeto y valoro.  Al fin de cuentas así es el mundo: diverso, diferente, cambiante, a veces extraño e incomprendido, pues todos somos diferentes. ¿se imaginan 7 mil millones de seres humanos iguales? ¡que aburrido!

Yo quiero respeto para mí y el respeto hacía mi por parte de los demás comienza precisamente donde empiezo a respetar a los demás, cuando respeto el espacio del otro, sus gustos y sus preferencias cualesquiera que sean, ahí comienza de vuelta el respeto por mi espacio.

Las diferencias se respetan, sin tolerancia no hay balance, sin aceptar a los demás no hay solidaridad, sin amor por el prójimo no hay armonía. Me encanta el sushi y tengo familiares, amigos y amigas que amo y respeto muchísimo y que comen mondongo y bistec de hígado. Si el amor lo fuera todo en nuestras vidas el mundo sería mucho mejor.

Con aprecio,
Luis Barboza